Somos todos parte del proceso, somos parte del delito

“Entre el mito y el espanto. El Mediterráneo como conflicto”
Exposición del IVAM, Valencia

Somos todos parte del proceso, somos parte del delito, una frase, no literal, pero que surge del mensaje que el artista libanés Akram Zaatari, junto a otros artistas, trasmite en su obra expuesta en el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) en una exposición llamada “Entre el mito y el espanto. El Mediterráneo como conflicto” . El paseo y lectura de las obras que forman esta muestra me ha llevado a una serie de reflexiones sobre la responsabilidad y la culpabilidad, la empatía y la elusión sobre la gran violación de derechos humanos que sucede en el momento con respecto al trato que le estamos dando a los “refugiados”, no sólo en las fronteras, en los centros de acogida, sino ya en nuestras conversaciones.

El IVAM expone la obra de 30 artistas de diferentes países: Líbano, Marruecos, Argelia, Albania, Francia, Alemania, España cuyo tema central es presentar el cambio del Mediterráneo en el último siglo. El Meditarraneo como un lugar mitificado, alegre, amable que se ha convertido en un espacio de racismo, inmigración y violencia, entre otros muchos conceptos y adjetivos más que se resumen en: horror.

IVAM-Mediterraneo-003

Uno de los objetivos de esta exposición es despertar al espectador la curiosidad de conocer más sobre países que bañados por el mismo mar mantienen culturas muy diferentes y a veces, por desconocimiento nos posicionamos hacia ellos con desprecio. De esta forma, comentaba Jose Miguel Cortés, comisario de la exposición, en el programa “Miradas” de RTVE: “Son países que tienen una cultura milenaria y deberíamos ser capaces de acercarnos, para aprender, para conocer tanto que tienen que ofrecernos en la cultura y el arte ”.

Volviendo a las reflexiones surgidas con estás más de cien obras, compuesta por pinturas, fotografías, infografías y audiovisuales de diferentes autores. Sólo algunos de ellos llegaron a calarme, sobre todo, aquellos cuyo tema era esa parte del “espanto” de la exposición. Una de los pensamientos fue cómo delegamos en los demás nuestra culpa, expiando toda responsabilidad en asuntos que nos incomodan o los cuales no sabemos como manejar, resolver, o simplemente, no somos conscientes de como participamos. Esto pasa mucho en cuestiones relacionadas con la violación de derechos humanos.

¿Cómo eliminar ese sentimiento de culpa? Pues, a veces, cuando la problemática es tan compleja y de tal gravedad parece que poco podemos hacer. Es entonces cuando las excusas para eludir toda responsabilidad en el asunto se hacen más fáciles. Sin embargo, repito, todos somos parte del proceso, somos parte del delito.
Y me dirás, ¿cómo puedo yo influir en las decisiones que los gobiernos europeos están llevando a cabo en cuánto a esta crisis humanitaria? No tengo una respuesta clave, sin embargo, si me gustaría invitarte a realizar una tarea. No podrás influir en esas decisiones directamente, pero sí en la visión que de ello tiene la gente que te rodea.

La tarea es que no reproduzcas el relato racista, discriminatorio, hablemos más alto: XENÓFOBO, que los medios están trasmitiendo en muchos casos. Conviértete en una de estas personas por unos minutos y pregúntate : ¿Qué haría yo en su situación?.

Los amantes obra de 2008 por Zineb Sedira

Los amantes, Zineb Sedira.

En la exposición algunos de los autores te conducen a empatizar, a sentirte víctima del conflicto. Yo me he atrevido a imaginarme como un refugiado, un inmigrante, con cada uno de ellos:

El desarraigo. El viaje va más allá de lo físico, “más allá de lo que separan dos páises , o la distancia que puede haber entre las dos orillas”. Tener que dejar algo cuando realmente no quieres que se vaya. Las fotografías de Zineb Sedira te muestran la desolación que queda en un corazón al huir de un lugar al que nunca dejarás de pertenecer. Imagino que la luz de los ojos de estas personas nunca será la misma.

Ser un “invisible”. Pertenecer a aquellas personas que la sociedad no tiene tiempo de mirar. Esto es lo que señala Mathieu Pernot con su obra.

La vida siempre en tránsito. No terminar de asentarte, pues siempre verás ese nuevo entorno como un lugar de paso. Sin embargo, la realidad te golpea con la imposibilidad del retorno. Tu ser está tan ocupado con la mera supervivencia que imaginar un futuro no es más que recrear aquello que tuviste en un pasado. Como dice Adran Paci, el vivir,“enlazado a tu historia y tus memorias”.

En tierra de nadie, ni dentro, ni fuera. Cada orilla una frontera. Xavier Arenós nos conduce a imaginar ese momento como un espacio en blanco donde se encuentra lo más violento y oscuro, donde se da lugar a lo incontrolado e ilegal. La lucha por entrar, o según como mire, por salir.

El imaginario colectivo de un inmigrante en busca de refugio totalmente dibujado en nuestras mentes. Sergio Belinchón presenta un vídeo donde nos hace trabajar para cambiar ese idea mediante un trabajo colectivo empático. ¿Te imaginas a una persona rubia, alta, con ojos azules saltando las fronteras de Melilla hacía el otro lado?.

No hace falta enumerar todos los derechos humanos recogidos por nuestra declaración de DDHH cuando negamos el paso de miles de personas que no viajan por amor a nuestros países europeos, sino que están huyendo de su tortura, abandonando sus casas, bienes materiales y, sobre todo, su cotideanidad y sus raices.

Del encanto al desencanto.

Nerea

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s