Ley de Represión Ciudadana

No Somos Delito se amordaza en Madrid contra la Ley de Seguridad Ciudadana del PP, cc Popicinio

No Somos Delito se amordaza en Madrid contra la Ley de Seguridad Ciudadana del PP, cc Popicinio

Estimada Ley Mordaza,

Perdone que la llame así, son tantos ya los que usan ese apodo para referirse a usted que no me queda otra. Tampoco veo adecuado su nombre real: Ley de Seguridad Ciudadana. Creo que sus creadores no buscaron bien es sus diccionarios. En mi opinión, es más acertado algo así como: LEY DE REPRESIÓN CIUDADANA. Sí, le queda perfecto con respecto a su contenido, ¿no le parece?

Le escribo para hacerle entrar en razón de que existe un gran sentimiento de rechazo hacia su aprobación por parte de la ciudadanía y organizaciones. Hace unos días leía un artículo sobre usted que decía así: “la libertad es uno de los valores superiores y la seguridad jurídica uno de los principios configuradores del Estado de Derecho”. No soy especialista en derecho, pero me cuesta entender que a aquellos a los que pertenece el poder, se les coarte a la hora de tomar sus decisiones, se les oculte información o no puedan juntarse a debatir, unirse para tomar,  hacer escuchar sus peticiones, etc.  Usted ya sabe que Democracia es mucho más que acudir a votar cada cuatro años.

¿Cómo podrá ejercer el pueblo su poder si lo priva de manifestar su opinión y decisión? ¿Dónde está la democracia si se practica la violencia y coerción hacia aquellos que toman posición? Sé que se lo han repetido muchas veces, pero le reitero: su aprobación AFECTA directamente a unos DERECHOS y LIBERTADES tan preciados, tan peleadas durante nuestra historia hasta ahora, por los y las que muchas personas vieron y ven violados sus derechos humanos, fueron y son asesinadas,  que no sé cómo se atreve a existir.

No voy a ir muy atrás en la historia. Me refiero a aquellos cuyo nombre se convierte en número. Por ejemplo, seguro que le dice algo el número 43 (alumnos de Iguala). O, como periodista, me viene a la cabeza el  informe de Reporteros Sin Fronteras de 2013, cuyas cifras son: 71 periodistas  asesinados, 826 periodistas detenidos/interpelados, 2160 periodistas agredidos o amenazados, 87 periodistas secuestrados, 6 colaboradores de los medios de comunicación asesinados, 39 netciudadanos y periodistas ciudadanos asesinados y 127 blogueros y netciudadanos detenidos. De momento, España no figura entre los países peligrosos para ejercer el periodismo. Puede que con estas leyes haya que empezar a  replanteárselo.

Está poniendo en riesgo nuestra libertad de expresión e información, nuestro derecho de reunión y manifestación. Nos está retando, perjudicando precisamente aquello que pretende proteger. La justicia y seguridad no van a mejorar atacando a los derechos y libertades colectivos e individuales de los ciudadanos. Le agradecería que leyera lo que han escrito sobre usted en el informe para el Examen periódico Universal (EPU) del Consejo Derechos Humanos (CDH). Como resumen se habla de una clara regresión  de derechos básicos como la educación y la sanidad y con usted se han sumado a la lista los derechos civiles y políticos, más aún reiteran  la necesidad de “un tratamiento más exhaustivo de los temas de seguridad y justicia”.

Nos rebelaremos una y otra vez, ya sabemos como hacerlo, cada vez tenemos más experiencia en organización y lucha. Las organizaciones no gubernamentales nos apoyan, colectivos y asociaciones le rechazan.

Pedimos unas garantías de empleo, educación y una sanidad pública. Obtenemos más inversión en armas y en represión ciudadana. Más indignación. No sé cuantos ojos le faltan para darse cuenta de que es un error y no una solución.

De esta manera y para acabar, por un lado, le pido, pues que si va a seguir adelante y establecerse en nuestro país, a pesar de todas las críticas que está recibiendo. En fin, si no le da vergüenza quedarse, le exijo que acote conceptos y sea más precisa, por ejemplo: ¿qué entiende por seguridad? o ¿reunión? Por otro lado, le sugiero un nuevo nombre, por tanto un cambio en su actitud teniendo en cuenta la situación de riesgo que está sucediendo. Por ejemplo, los 7 millones de personas, el 16% de la población que sufre malnutrición (conclusión del 1er Encuentro sobre Hambre y Malnutrición, Oviedo, octubre 2013) o la insuficiente regulación de la asistencia social y sanitaria a extranjeros que pone en peligro a miles de personas y vulnera el derecho de asilo.  Ahí va mi sugerencia:

¿Qué le parece un giro radical y convertirse en una Ley de Protección Social elaborada a partir de las necesidades reales de la ciudadanía?

Atentamente su fiel seguidora,

Nerea

Foto: Popicinio

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s