¿Qué opinas del aborto?

Cuanto más tiempo pasa, más encuentro dificultades a la hora de tratar el tema “aborto”, sobre todo con otras mujeres. Decidir interrumpir voluntariamente un embarazo es un acto tan íntimo, tan personal que no creo tener el derecho ni de criticar ni de alabar quien lo hace.

Mi reloj biológico, además, marca el tiempo de manera siempre más frenética y ansiosa, así que de una actitud muy radical he pasado a una maleabilidad cambiante.

A pesar de la existencia de variables hormonales que pueden hacerme direccionar hacia un “yo lo haría” o “yo no haría eso”, sigo estando firmemente convencida de la necesidad de prever en cada legislación la posibilidad, para cada mujer, de disponer libremente de su cuerpo.

A la base de mis personales planteamientos está la libertad de autodeterminación: toda mujer debe tener la posibilidad de elegir libremente si continuar o no un embarazo, sin riesgo de sanciones penales y, sobre todo, sin estar obligada a meter en el mundo una criatura que no desea.


El tema para los italianos parece consolidado, aunque si la despenalización del aborto ocurrió hace unas pocas décadas (1978) y a pesar de la existencia de grupos de presión pro-vida que siguen luchando para que el aborto vuelva a ser considerado un crimen en nombre del derecho del naciente.

En Europa se han dado muchos pasos, basta pensar en la famosìsima sentencia 246 del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos de Estrasburgo del 29 de octubre de 1992, conocida como la “Open Door and Dublin Well Woman v. Irlanda“con la cual el tribunal sancionó el estado irlandés por haber prohibido a los dos grupos de solicitantes (Open Door y Dublin Well Woman) de difundir noticias sobre las practicas de aborto en Gran Bretaña en nombre del artículo 40, 3, 3 de la Constitución irlandesa que prevé “The State acknowledges the right to life of the unborn and, with due regard to the equal right to life of the mother, guarantees in its laws to respect, and, as far as practicable, by its laws to defend and vindicate that right”.

En realidad, no obstante nos parezca pacífico que en 2014 una mujer pueda gozar de una protección legal para disponer libremente de su mismo cuerpo, las tendencias a la represión y a la regresión nunca han muerto: es de la semana pasada la noticia de que el gobierno de Rajoy ha bloqueado la reforma de la legislación española sobre el aborto (reforma entendida como un retorno a unas prescripciones muy parecidas a las de los años 70).

2014-01-04-21-18-03
España, un país europeo altamente progresista, ha sido tentado durante meses por los empujes moralistas pseudo-católicos que hubieran podido arriesgar con uno de los mayores logros sociales y jurídicos de las últimas décadas.

Y esto no es sorprendente. En el resto del mundo hay muchos países donde el aborto es ilegal (basta sólo echar un vistazo rápido a wikipedia para darse cuenta), en los que la balanza de la justicia se inclina fuertemente a favor del derecho del naciente y no a favor de los derechos de la madre.


Un derecho tan frágil y vulnerable de variaciones morales y éticas nunca debe darse por sentado, hace siempre falta mantener viva la atención sobre él y no interrumpir nunca el debate que de esto pueda resultar, para evitar de dejar espacio a los moralismos que podrían embaucar los oídos más vacilantes y llevarnos a todas y a todos otra vez en la Edad Media.

Elisabetta

Foto: Elisabetta

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s