Condenadas a parir

El otro día asistí a un ciclo de Cine y Derechos Humanos. En el coloquio posterior a la proyección de una de las cintas, surgió un pequeño debate entre el público cuando una de las asistentes planteaba si no sería cierto que la única forma en la que podría acabarse con la discriminación hacia la mujer sería el poder apartarla de su capacidad de parir. Se cuestionaba, con una cierta exageración, si, logrando que toda la gestación tuviera lugar en una probeta, se solucionarían los problemas de desigualdad. Este ejemplo, que, de entrada causa incluso alguna risa, no deja de sacar a luz una cuestión muy interesante como es la del origen o el motivo “justificante” de un machismo que se encuentra presente en las diferentes sociedades, culturas y épocas.

No tengo los conocimientos antropológicos suficientes como para afirmar o negar ese planteamiento con convencimiento, no sé si lo que verdaderamente sirve de excusa para excluir y discriminar a las mujeres es esa circunstancia biológica de poder estar embarazadas. Pero sí que puedo comprobar día a día cómo se intenta mantener a la mujer muy circunscrita a esa condición de reproductora y criadora que, a su vez, le limita para el desempeño de numerosas actividades o, simplemente, para el disfrute libre de determinadas situaciones.

Una de las manifestaciones más claras de esta recurrente intencionalidad es la prohibición o restricción de su posibilidad de abortar. Cuando no se permite que una mujer aborte, no sólo se le está privando de la capacidad de decisión sobre su propio cuerpo sino que también se le está recordando que su calidad de reproductora y cuidadora es irrenunciable e inherente a su condición femenina y, además, prioritaria frente a cualquier otra función que pueda llevar a cabo. Dejando concepciones religiosas de un lado, como no podría ser de otra manera dentro de un estado aconfesional, todo esto no es más que otro de los muchos instrumentos que resultan funcionales para la sociedad patriarcal en la que vivimos y que tanto insiste en dirigir la vida de las mujeres.

2014-01-04-21-18-03

Hacia ese mismo objetivo se orientaba el proyecto de reforma de la Ley del Aborto española que estaba pendiente de ser aprobado por el Gobierno. Dicho proyecto pretendía sustituir la actual ley “de plazos” por una ley “de supuestos”, en la que las posibilidades de aborto quedaban práticamente eliminadas, ya que solamente se permitiría el aborto en dos casos: si existiera grave peligro para la vida de la madre, extremo éste que debía quedar acreditado por dos informes médicos diferentes, o si el embarazo hubiera sido consecuencia de una violación. Este replanteamiento hacía que, en la práctica, la mujer tuviera que recurrir, a falta de informes médicos, a la alegación de una violación para justificar su decisión de abortar, poniéndola en esa incómoda situación  de tener que presentar su sexualidad como algo sucio o indeseable. En definitiva, la propuesta implicaba dar un paso más hacia ese modelo de sociedad, tan añorado por algunos, que se empeña en perpetuar, bajo renovados disfraces, aquella época en la que las mujeres tenían que pedir permiso para casarse, para trabajar o para abrir una cuenta bancaria.

Soy mujer, nunca he estado embarazada y no soy madre (aún). Digo “aún” porque sé que algún día quiero serlo y me considero muy afortunada por poder disfrutar de esa experiencia. Pero no quiero, de ninguna manera, que toda mi trayectoria vital venga determinada por ese factor y, por supuesto, no estoy dispuesta a aceptar que ese proyecto de futuro me venga impuesto. Por eso, como mujer, agradezco a todas las que, con sus reivindicaciones, sus manifestaciones, sus luchas o, simplemente con su fuerza, han conseguido que no salga adelante en España la nueva ley del aborto, que pretendía ahondar aun más en ese “paternalismo estatal” que tanto daño nos hace a todas y a todos.

Candela

Foto: Elisabetta

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s