Oro blanco

En las Salinas Grandes de Argentina conviven treinta y tres comunidades indígenas pertenecientes a los pueblos kolla y atacama. Si bien ambiental y culturalmente conforman una sola unidad, su jurisdicción está dividida entre las provincias de Salta y Jujuy. Las salinas constituyen un ecosistema único, que provee a las comunidades los bienes necesarios para su sustento, además de ser un elemento integrador de la cultura y espiritualidad comunitaria. Tradicional y culturalmente han basado su desarrollo en torno a la extracción de sal de un modo artesanal y comunitario. La producción está repleta de ritualidades, de prácticas, de secretos que reproducen una cultura con modos identitarios profundos y ancestrales, que definen una identidad cultural preexistente al Estado, y que son los que el Derecho Indígena protege.
A principios del año 2010 se descubrió litio en las salmueras subterráneas que dan vida al salar, un mineral utilizado por las industrias automotriz y energética y que se propone como la fuente de energía del futuro. Se lo conoce también como “el oro blanco del futuro”.
Desde entonces se produce en la zona un acelerado proceso de exploración por parte de empresas multinacionales y promovido por los gobiernos nacional y provinciales arguyendo el desarrollo como fuente de producción y generación de energía (en otros salares ya inició la explotación). A las comunidades indígenas nunca se les consultó y por ello se encuentran reclamando en ámbitos nacionales e internacionales en procura de hacer valer sus derechos. Consta en las presentaciones judiciales que de las salinas depende su patrimonio cultural e identidad pues la pérdida o detrimento de los salares o del agua, o bien la imposibilidad de acceder a ellos, implica la desaparición de los espacios de reproducción cultural y por ende es una sentencia de muerte comunitaria.


¿Es que las comunidades indígenas de la zona no cuentan con un modelo de desarrollo particular y por eso se les puede avasallar? ¿Puede en nombre del desarrollo un modelo avanzar sobre el medio ambiente y vulnerar derechos de las comunidades afectadas?
Clemente Flores, dirigente Kolla de la Comunidad El Moreno, en nota periodística del Diario Página 12 del día 6 de Junio de 2010 sostuvo: “A algunos hermanos los corrió y mató la soja. A nosotros nos quieren hacer lo mismo, pero con la minería, con este metal para las baterías. Pero nosotros no comemos baterías, nosotros vivimos del salar”.

Rodrigo

Foto: Rodrigo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s