Planificación familiar

El funcionario de la Administración Nacional de Seguridad Social, detrás de su mostrador, interrogaba de modo mecánico a un anciano indígena:
– ¿Nombre?
– Laureano Cruz.
– ¿Nacionalidad?
– Argentino.
– ¿Edad?
– 82 años.
– ¿Estado Civil?
– Viudo.
– ¿Hijos?
– Doce.
– ¡¿Doce hijos?! – gritó, saliendo de su monotonía burocrática – ¿Y todos con la misma esposa?
– Todos – respondió.

foto rodri puerta
Continuó llenando formularios, pero una inquietud rondaba en su cabeza. Al cabo de varios minutos, profirió:
– ¡Pobre su mujer!
Laureano no comprendió la reacción.
– ¿Y usted cuantos hijos tiene? – quiso saber.
– ¿Yo? ¡Uno! Y pare de contar, hoy en día con un sueldo no alcanza para nada más. Hay que pensar en cuanto cuesta criar un hijo, es una responsabilidad. Ya no se puede traer chicos al mundo a tontas y a locas.
El viejo se llevó el puño cerrado hacia su boca un tanto incómodo, bajó la cabeza y carraspeó, como queriendo entender. Finalmente, dijo:
– … pobre su mujer.

Rodrigo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s